Cine

10 Things I Hate About You: La comedia adolescente perfecta

La película protagonizada por Heath Ledger y Julia Stiles cumple 21 años de su estreno

Por: Ramon Flores

La comedia adolescente ya es considerada un clásico de culto. Foto: Buena Vista Pictures.

La comedia adolescente ya es considerada un clásico de culto. Foto: Buena Vista Pictures.

El género de comedia adolescente en el cine está muy subestimado. Y es que cualquiera puede escribir sobre adolescentes, pero se requiere un talento especial para escribir para adolescentes.

Pudiéramos decir que el pionero en este ámbito fue Jonh Hughes, guionista y director de cine que durante la década de los 80’s, supo plasmar la angustia y las inquietudes del adolescente promedio en sus películas, sin caer en el melodrama barato o la mera provocación, aunque eso es un tema para después. 

También podría interesarte: 5 razones para ver "Freud" en Netflix

Actualmente, la comedia adolescente se ha encargado de crear situaciones más que inverosímiles basándose en estereotipos que solo un adulto podría tomar por ciertos.

Netflix y sus “The Kissing Booth” y “Tall Girl” se han encargado de ello. 

Y aunque a partir de los 2000’s hemos contado con exponentes que retratan la mentalidad del adolescente con más respeto, como es el caso de “Mean Girls”, “Easy A”, inclusive la mexicana “Paradas Continuas”, en esta ocasión abordaremos una película que, a estas alturas, ya es considerada un clásico de culto. 

10 Things I Hate About You” fue estrenada el 31 de marzo de 1999, la cual cuenta la historia de un joven que hará hasta lo imposible para salir con la chica de sus sueños, aún si esto implica conseguirle novio a la hermana de esta.

A continuación, cinco razones por las cuales debe seguir recordándose este clásico de culto.

Foto: Buena Vista Pictures

null Foto: Buena Vista Pictures

1

Su historia

Las hermanas Stratford son muy dispares entre sí: Mientras Bianca es la chica popular, su hermana mayor Kat es la sarcástica con aparente mal carácter.

Un chico nuevo del colegio busca quiere invitar a salir a Bianca, pero su padre tiene una regla muy estricta en la que ella no podrá tener cintas hasta que Kat comience a tenerlas. Así se ideará un entramado plan para que esta salga con Patrick, el solitario sujeto de la escuela con un misterioso y sombrío pasado.

2

 Introducción de Shakespeare a las nuevas generaciones

Si la sinopsis de la película suena parecida a una de las comedias de enredos del autor británico, es por una muy buena razón.

La película toma como base la obra de “La Fierecilla Domada”, adaptándola en el ambiente estudiantil estadounidense.

Los temas y enredos centrales de la misma se mantienen casi intactos. Además, no todos los días vemos en una película a un profesor rapeando uno de los sonetos del bardo.

3

Su guion se mantiene vigente

¿Cuántas veces ha pasado que, al ver una película de hace 20 años o más, muchas de sus referencias lucen anticuadas o muestran estereotipos que hoy en día parecerían inaceptables?

Por suerte para esta película, el paso del tiempo parece no haberle afectado demasiado.

Las relaciones entre sus personajes y sus desarrollos aún lucen genuinas.

4

Su Banda Sonora

Si, el Ska podrá no ser el género más popular hoy en día, pero eso él lo de menos.

La película se aleja del happy-punk que tanto abundaba en las producciones del género en esa época para darle su propia identidad.

5

Su elenco

Podría decirse que esta película fue hecha en el momento correcto con la gente correcta. Desde Larisa Oleynik (Alex Mack en la popular serie de Nickelodeon), Joseph Gordon-Levit (500 Days of Summer), Julia Stiles (La saga de Jason Bourne) y el fallecido Heath Ledger en uno de sus papeles más recordados.

6

Can’t Take My Eyes Off You

Si has visto la película sabrás porqué esta escena debía tener su propio punto en la lista.

El momento en que Patrick se declara ante Kat durante su practica de soccer se ha convertido en uno de los momentos más emblemáticos del cine de los 90’s.

No solo por lo que representa para el desarrollo de la historia, si no por que la secuencia en si es todo un homenaje al cine de John Hughes, quién era conocido por insertar momentos musicales en sus películas de manera “aleatoria”.

 

TAGS

Comentarios

TE RECOMENDAMOS