Cine

7 películas tan malas que resultan entretenidas

A veces una mala película puede ayudar a pasar un rato agradable

Por: Ramon Flores

"The Room" es considerada como la peor película de todos los tiempos. Foto: TPW Films

Siendo prácticos, que una película sea mala significa que no cumplió su propósito como ficción de lograr “suspender la realidad”, evitando que el espectador lograra sumergirse por completo en la historia que se le presentaba.

Existen casos en los que simplemente no hay excusa para lo que se nos ofrece en pantalla. Malas actuaciones, diálogos sin sentido o historias que no llevan a ningún lado. Películas que incluso se hayan vuelto motivo de vergüenza para quienes trabajaron en ellas. 

Pero, existe un sesgo en ese catalogado “mal cine”. Uno en el que, a pesar de sus evidentes deficiencias, es imposible no disfrutarlo. Ya sea por su capacidad para entretener o por la gran cantidad de memes que puedan generarse de ellas, aquí presentamos una lista de películas tan malas, que hará pasar un rato divertido a quién las vea.

Idle Hands (Dir. Rodman Flender, 1999)

A tono de parodia a thrillers sobrenaturales como la primera entrega de “Evil Dead”, la película cuenta la historia de un joven que, un día después de Halloween, encuentra los cuerpos sin vida de sus padres, lo cual se suma a una serie de hechos violentos ocurridos en el vecindario.

Tras hablar detenidamente con sus amigos, comienza a notar que su mano derecha ha comenzado a moverse por si misma y que esta pudiera ser la responsable de los atroces crímenes. 

The Wicker Man (Dir. Neil Labute, 2006)

Los fans de Nicolas Cage sabrán de buena manera que a veces, sin la dirección necesaria, puede llegar a ser demasiado Nicolas Cage para su propio bien, cargando en esta película (cuyo guion no ayuda demasiado) de sobreactuación desenfrenada.

Remake de la película homónima de 1973 en la que un oficial de policía viaja a una remota isla siguiendo las pistas de la desaparición de una niña, descubriendo un extraño culto. Robin Hardy, autor de la cinta original, se deslindaría por completo de esta producción. 

Hercules (Dir. Brett Ratner, 2014)

Distribuida en conjunto Paramount Pictures y MGM no será memorable por su épica historia o por la fidelidad del antiguo relato griego sobre el semi dios hijo de Zeus, pero al menos dio algo entretenido para las audiencias.

Dwayne Johnson como Hércules. Punto. Johnson no será el mejor actor de su generación (ni busca serlo), pero esta película se une a un historial de cintas de acción que solo buscan entregar dosis rápidas y sencillas de adrenalina. 

Demolition Man (Dir. Marco Brambilla, 1993)

Con una fuerte inspiración en “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley, se nos presenta a Sylvester Stallone como un policía de los 90’S siendo descongelado en el año de 2032 para detener a un terrorista de su época, el cual era su enemigo.

Vemos a Wesley Snipes en su mejor forma como actor de acción y una descripción del futuro casi auto paródica en su intento por describir la perfecta utopía. 

The Happening (Dir. M. Night Shyamalan, 2008)

Desde su debut con “Sixth Sense”, Shyamalan ha tenido un historial muy irregular en su filmografía. Ha logrado cautivar con Unbreakable (y sus dos secuelas) o The Village, y luego ha hecho otras cosas como The Happening.

Una extraña epidemia comienza a expandirse en la que las personas comienzan a cometer suicidios masivos sin explicación alguna, mientras un profesor de ciencias y su mujer intentarán buscar la forma de sobrevivir.

Mark Whalberg entrega una de las actuaciones más cuestionables sobre su carrera en una película cuyo guion no esta seguro si se supone que deba tomarse en serio o verse como una parodia de películas apocalípticas. 

She’s All That (Dir. Robert Iscove, 1999)

En una época donde proliferaba la comedia de instituto, algunas de ellas con excelentes resultados sobre su análisis a la vida de los adolescentes (véase 10 Things I Hate About You), nos encontramos con esta peculiar película que se empeña por mantener estereotipos que ya se sentían gastados en ese tiempo.

Zack hace una apuesta con uno de sus amigos: hacer que una chica al azar sea coronada como reina del baile, de la cual Laney es elegida, quién bajo su apariencia apática guarda una sensibilidad que terminará por cautivarlo. 

La secuencia de Rachel Leigh Cook bajando de las escaleras al ritmo de “Kiss Me” de Sixpence Non the Ritcher se ha convertido en algo emblemático del cine de los 90’s. 

The Room (Dir. Tommy Wiseau, 2003)

El “Citizen Kane” de las malas películas. Esta película se ha convertido en un objeto irónico de culto en el que los cinéfilos y aspirantes a cineastas se han llegado a preguntar solo una cosa: ¿Por Qué?

El actor Greg Sestero escribiría un libro sobre sus vivencias en el rodaje, la cual terminaría convirtiéndose en la película “The Disaster Artist”. 

Una historia inexistente, personajes que no cumplen una función especifica y que aparecen en escena de manera arbitraria, diálogos vergonzosos y un Tommy Wiseau que parece no recordar los diálogos que el mismo escribió. Sumemos que también produjo y dirigió la película.

TE RECOMENDAMOS