Cine

“Candyman”: Una hermosa historia de horror

Se cumplen 28 años desde que Tony Todd interpretase por primera vez a un asesino sobrenatural que, pese a sus similitudes con Freddy Krueger, poseía una fuerte intención de comentario social

Por: Ramon Flores

Hoy se cumplen 28 años del estreno de una de las mejores adaptaciones de Clive Barker en el cine. Foto: TriStar Pictures(TriStar Pictures)

Hoy se cumplen 28 años del estreno de una de las mejores adaptaciones de Clive Barker en el cine. Foto: TriStar Pictures | TriStar Pictures

Se dice que la manera en que contamos historias de horror suele ser un reflejo del tiempo y la sociedad en que nos tocó vivir. Por ejemplo, en los cincuentas, los monstruos y abominaciones radioactivas que inundaban la pantalla grande eran un reflejo al temor de los estadounidenses hacia las posibles secuelas de una posible guerra nuclear.

El cine slasher, cuyo mayor auge se dio entre los 70’s y 80’s, era una manera de aleccionar sobre la precocidad y el libertinaje de los adolescentes. No es casualidad que, en muchas de estas películas, las victimas fuesen sorprendidas en momentos de intimidad indebidas. Este sería un tópico que volvería a ser abordado en “It Follows”, de David Robert Mitchell

También podría interesarte: “Spiral”: Director asegura que los fans de la franquicia no están preparados para este reboot

La obra de autores como Jordan Peele o Leigh Whannell en “The Invisible Man”, han levantado una nueva ola de cintas cuyo motor principal es del de enviar un mensaje social sobre el machismo, la raza y la disparidad social, y aunque las intenciones de exponer este tipo de temas por parte de estos cineastas sean genuinas, sería injusto señalarlos como los primeros en hacerlo.

 El 16 de octubre de 1992 llegaría a las salas de cine “Candyman”, cinta dirigida por Bernard Rose, quien a pesar de contar con una filmografía bastante inconsistente y tomando muchas libertades creativas, logró capturar el espíritu narrativo de “The Forbidden”, relato del aclamado autor de horror y fantasía oscura Clive Barker. 

Barker es, pese a no ser tan conocido como su colega Stephen King (quien durante la década de los 80’s lo reconocería como “El futuro del Horror”), uno de los autores más interesantes en la narrativa de ficción. Es un gestor empedernido de su propia obra, la cual ha adaptado el mismo al cine a través de las cintas “Hellraiser”, “Nightbreed” y “Lord of Illusions”.

Es un constructor de bases mitológicas complejas en cada una de sus obras, las cuales, más allá del misticismo sobrenatural, poseen una fuerte dosis de carnalidad, de deseo, de impulsos humanos (aún si estos no traen buenas intenciones). Sus personajes lidian con el propio peso de su humanidad en un mundo que constantemente colisiona con otras realidades. 

Es importante remarcar el estilo autoral de Barker por que solo así puede comprenderse de que manera será guiada la narrativa de “Candyman”, cinta altamente inspirada en “Poltergeist” y “Nightmare on Elm Street”. Solo que esta historia se aleja del idílico paraíso sub urbano para contextualizarse en un ambiente lúgubre y violento como los son los guetos de Chicago.

Una historia que se narra entre muros de ladrillos y paredes de hormigón, en la que es imposible escapar de su atmosfera. Cada fotograma es acentuado por la poderosa banda sonora de Philip Glass. Cada momento un siente el descenso a la locura de Helen, interpretada por Virginia Madsen. Cada momento de Tony Todd en pantalla, uno siente el peso de Candyman, su personaje. 

La cinta sigue una premisa fácil de seguir. Un hombre joven es brutalmente asesinado por razones espantosas. Tras ser mutilado y enterrado, sus cenizas se esparcen por lo que años más tarde sería un complejo habitacional. La historia es narrada entre los residentes como una leyenda urbana, y el espíritu del joven comienza a atemorizar a los residentes.

Helen Lyle (Madsen), es una investigadora que estudia la mitología de las leyendas urbanas en la universidad de Chicago. Llega a ella la narrativa sobre Candyman, quién se manifiesta tras mencionar su nombre cinco veces frente a un espejo. Lo que comienza como un experimento académico libera una serie de eventos sangrientos a su alrededor. 

Una cinta que transpira una inmensa química entre Helen y su sobrenatural antagonista. Cada minuto que ambos comparten tiempo en pantalla es una espiral de emociones como pocas veces se muestra en el cine de horror. Helen es la mujer que intenta demostrar que él no existe.

Candyman, por otro lado, necesita del miedo de los habitantes de su vecindario, necesita ser ese escrito en la pared, el rumor en el salón de clases. Lo interesante de él es que, pese a ser victima de un crimen racial, no lo importa asesinar a blancos y negros por igual. El se nutre de cualquier tipo de miedo, por lo que aterroriza a las personas sin importar la raza o estrato social. 

También podría interesarte: “Evangelion 3.0 + 1.0”: Mira el nuevo trailer y conoce su nueva fecha de lanzamiento

Esta es una pieza que ha logrado sobrevivir al paso del tiempo, pese a que no cuente con una popularidad tan grande como sus colegas en el horror. Su recepción divisiva al momento de su estreno de ha visto compensada con una gran recepción entre los fans del género quiénes, emulando al mito de la película, se han encargado de pasar la voz sobre su existencia.

TAGS

  • Candyman
  • Clive Barker
  • Tony Todd
  • Virginia Madsen
  • Bernard Rose
  • Película
  • Aniversario

Comentarios

TE RECOMENDAMOS