Cine

Keanu Reeves: 7 películas que no te puedes perder

Celebramos el cumpleaños 56 del apreciado actor con una selección de sus mejores películas

Por: Ramon Flores

Realizamos un repaso a la carrera de Reeves con sus papeles más represwentativos. Foto: Warner Bros.(Warner Bros.)

Realizamos un repaso a la carrera de Reeves con sus papeles más represwentativos. Foto: Warner Bros. | Warner Bros.

En los últimos años, Keanu Reeves ha logrado perfilarse como uno de los actores más queridos en la industria. De apariencia seria y libre de escándalos ante la prensa revelan un estilo de vida aparentemente tranquilo, dejando ver una amabilidad que deja fascinados a todos los que trabajan junto a él en cualquier producción.

Pese a las pausas ocasionadas por el Covid-19 en la industria, este año ha demostrado ser uno bastante importante en la carrera de Reeves. Primero: el comienzo de filmación de la cuarta entrega de “The Matrix”, una de las sagas de acción y ciencia ficción más populares de todos los tiempos, y que habría ayudado a afianzar su carrera. 

También podría interesarte: “Possessor”: La nueva cinta de Brandon Cronenberg contará con una “edición sin cortes”

Además de prepararse para comenzar filmaciones simultaneas de la cuarta y quinta entrega de “John Wick”, se ha estrenado “Bill and Ted Face the Music”, tercera entrega de la disparatada comedia de fantasía protagonizada junto a Alex Winter.

Con algunas producciones más exitosas que otras, Keanu Reeves ha logrado posicionarse como un actor poco usual en la industria moderna, y por eso a continuación presentamos algunos de sus trabajos más destacables.

Point Break (Dir. Kathryn Bigelow, 1991)

Película que adentró a Reeves en el género de la acción, marcando el inicio de una serie de papeles interpretando al tropo del “policía que salva el día”. Reeves interpreta a un agente encubierto en una comunidad de surfistas bajo sospecha de que ahí se oculta una banda de delincuentes que usan mascaras de presidentes estadounidenses para robar bancos.

Un trabajo sobresaliente en la carrera en ascenso del joven Reeves que se ve adornado con el enorme carisma de Patrick Swayze, líder criminal cuya mancuerna con el protagonista gracias a su carisma daría como resultado uno de los mejores dúos presentados en el cine de acción.

My Own Private Idaho (Dir. Gus van Sant, 1991)

Una ambiciosa adaptación contemporánea de la obra de William ShakespeareEnrique IV Parte I, Parte II” y “Enrique V”, en la que se relata la historia de dos jóvenes unidos por las tragedias en sus vidas, hasta que se revela que uno de ellos es heredero de una importante fortuna.

Siendo la segunda película del director Gus van Sant, esta fue clave para su posicionamiento en la escena de la industria hollywoodense, presentando una de las actuaciones más importantes de River Phoenix, actor cuya vida terminaría de manera trágica en 1993. 

Esta sería la primera oportunidad de Reeves en hacer gala de sus habilidades dramáticas en un rol que se ha convertido en un ícono del cine LGBT al presentar una compleja relación sentimental con su mejor amigo. Una película que aún es recordada por la critica a casi 30 años de su estreno.

Dracula (Dir. Francis Ford Coppola, 1992)

Pese a que Reeves no es completamente el protagonista de la cinta, logra sostenerse a la par de las legendas de la actuación Anthony Hopkins y Gary Oldman en la que muchos consideran la adaptación más fiel del relato de Bram Stoker.

El actor realiza un trabajo remarcable al interpretar al atormentado Jonathan Harker, representante legal del Conde Drácula, quién termina llevándole al borde de la locura en su intento desesperado por salvar a su esposa Mina de las garras de la criatura de la oscuridad.

Speed (Dir. Jan de Bont, 1994)

Primer gran éxito de Reeves en el blockbuster, consolidando así su carrera en el género de la acción. Un agente de policía está comprometido con atrapar a un criminal cuya especialidad es el uso de bombas. Su nuevo objetivo es un autobús cargado de explosivos que estallarán si baja a una velocidad menor a los 80 kilómetros por hora.

Una película que resalta por la originalidad en su premisa y secuencias de acción que implicaban toda clase de maniobras peligrosas al volante. Uno de los elementos más aplaudidos de la cinta fue la gran química presentada en pantalla junto a su coestelar Sandra Bullock, quien comenzaba a despegar su carrera como actriz.

The Devil’s Advocate (Dir. Taylor Hackford, 1997)

Reeves se alejaría de la acción y comedia a la que el publico estaría acostumbrado verlo para estelarizar este thriller en el que compartiría créditos principales junto a Al Pacino en un relato donde un joven jurista es arrastrado por su ambición en un relato de autodestrucción desmedida.

Una historia en la que Pacino destaca por su interpretación del mismísimo Lucifer en la tierra. Pese a su naturaleza sobrenatural, este es un relato que se apoya en su intensidad dramática, buscando emular resultados de películas como “Rosemary’s Baby” o “The Omen”.

Constantine (Dir. Francis Lawrence, 2005)

El mismo año que Christopher Nolan lanzara la primera entrega en su trilogía de Batman, hubo otra película que buscó tomarse en serio las adaptaciones de los comics, tomando como base uno de los personajes más populares de Vertigo Comics.

John Constantine puede detectar la presencia de demonios en la tierra. Ha usado ese don los últimos 20 años para regresarlos de vuelta al infierno. No por amor a la humanidad, sino porque espera mandar los suficientes como para ganarse la entrada al cielo al fallecer. 

Reeves entrega una interpretación convincente de un personaje, cínico y sarcástico en una cinta cuya ejecución de efectos por computadora logra crear un ambiente salido de la versión impresa del personaje, sobresaliendo la secuencia en que John visita el infierno.

 A Scanner Darkly (Dir. Richard Linklater, 2006)

Richard Linklater suele ser relacionado con dramas como la trilogía “Before”, “Boyhood” o relatos coming-of-age como “School of Rock”. Pero este versátil director también es responsable de una de las cintas animadas más peculiares que se hayan hecho en los últimos años.

Retomando la técnica de la rotoscopia (usada por el director anteriormente en “Waking Life”), la cinta adapta un relato del escritor Philip K. Dick en el que, en un futuro no muy lejano, el gobierno estadounidense ha perdido la guerra contra las drogas, forzándolo a desarrollar un plan para retomar el control a base de tecnología y una intrincada red de agentes encubiertos. 

Reeves interpreta a un agente cuya labor ha sido entorpecida al él mismo ser un adicto, marcando el inicio de un peligroso viaje que podría poner en peligro su propia identidad.

TAGS

Comentarios

TE RECOMENDAMOS