Cine

No Time To Die: El adiós a Daniel Craig como el agente 007 (Reseña)

Aunque no sea perfecta, la cinta de Cary Joji Fukunaga ofrece una entrega épica de acción y emoción que pone un punto final a la era de Craig en la franquicia

Por: Ramon Flores

La cinta presenta una despedida adecuada para el trabajo de Craig en la franquicia(MGM/Universal)

La cinta presenta una despedida adecuada para el trabajo de Craig en la franquicia | MGM/Universal

El camino para que “No Time To Die”, la entrega número 25 de las aventuras del agente 007, pudiera llegar a las salas de cine, estuvo lleno de altibajos. Desde la salida de Danny Boyle como su director, su proceso de reescritura y los múltiples cambios en su fecha de estreno a causa de la pandemia global. 

Pero la espera finalmente ha terminado y el director Cary Joji Fukunaga, a través de un guión escrito en colaboración con Robert Wade, Scott Z. Burns y Phoebe Waller Bridge, nos revela una cinta de proporciones épicas que en sus dos horas con 46 minutos, permite que Daniel Craig celebre un final digno para su interpretación como James Bond, a pesar de no tratarse de una cinta del todo perfecta.  

También podría interesarte: Malignant: Nadie está preparado para lo nuevo de James Wan (Reseña)

La cinta comienza con James Bond tras cinco años de comenzar su retiro del MI6, viviendo en aparente tranquilidad junto a Madeleine Swann (Lea Seydoux) hasta que el agente de la CIA Felix Leitter (Jeffrey Wright) aparece a su puerta para pedirle ayuda en recuperar a un científico ruso que ha sido secuestrado por los agentes de Spectre, topándose en el camino con Nomi (Lashana Lynch), a quién se le ha asignado el número de agente 007 en su lugar. 

Un giro de eventos llevará a Bond trabajar nuevamente con M (Ralph Fiennes), Eve Moneypenny (Naomie Harris), Q (Ben Whishaw), y la agente de la CIA Paloma (Ana de Armas) en la búsqueda del misterioso Lyutsifer Safin (Rami Malek), quien es la mente maestra detrás de una cruel venganza contra el MI6 a través de una peligrosa arma biológica. 

Foto: MGM/Universal

Dejemos algo en claro. Sam Mendes dejó un gran nivel de estándares en la franquicia con “Skyfall” en el año 2012. “No Time To Die” no es ninguna “Skyfall”, pero Fukunaga en ningún momento intenta imitar la escala de su intensidad dramática, y eso es precisamente lo que la saga necesitaba para llegar a un final satisfactorio. 

Fukunaga no entra en territorios crepusculares, pero si se reconoce el peso de James Bond como un personaje que ya ha atravesado toda una vida de misiones peligrosas y cuyos actos en el pasado tienen un peso. De hecho es una cinta en la que el pasado de sus personajes ejerce no como un fantasma vengador, sino como un boomerang que amenazaba con regresar a ellos tarde o temprano. 

Foto: MGM/Universal

El guión, a pesar de que en su tercer acto comienza a sentirse la duración de la cinta, cuenta con un toque de encanto, carisma y cinismo que, si bien no podríamos asegurar que sea completa responsabilidad de Waller-Bridge, no queda duda que forma parte de sus aportaciones a la historia. Un ejemplo, el personaje de Paloma se siente como su personaje en “Fleabag”, aunque no irrumpe de mala manera en la historia. Incluso resulta entrañable. 

La aparición de Lashana Lynch como la agente 007, en manos de cualquier otro guionista, pudo dar pie a una narrativa trillada en la que ambos agentes peleen entre sí y se odien durante la misión. La cinta logra presentar a través de su personaje un mensaje sobre el legado de las viejas generaciones sin demeritar a los más jóvenes, siendo uno de los puntos más valiosos de la historia.  

Foto: MGM/Universal

Daniel Craig, a sus 53 años de edad, logra seguir presentando en su interpretación de James Bond su identidad propia de sifisticación y elegancia sin descuidar sus secuencias de acción más elaboradas, las cuales quizás no haya filmado personalmente todas sus secuencias de riesgo, pero sigue notandose su empeño frente a la cámara.

Quizás “Spectre” no haya sido la cinta más sobresaliente en la saga protagonizada por Craig, pero después de ver a Christoph Waltz interpretar a Ernst Stavro Blofeld (quién cuenta con una breve participación en la cinta), es difícil imaginar un oponente más formidable para Bond. Aún cuando Safin posee el perfil completo de cualquier villano en la saga, hay algo en su presencia que no termina de convencer completamente. 

Foto: MGM/Universal

También podría interesarte: Candyman: Una poderosa reinvención a un legado olvidado (Reseña)

El trabajo actoral de Malek, aunque extraño, no es malo. A pesar de demostrar ser una amenaza de escala global, las motivaciones de Safin son presentadas en una sobrecargada secuencia de “diálogos de exposición”, por lo que en caso de guardar extrema atención, no se entiende completamente bien a la primera que es lo que desea hacer y quién es el blanco de su venganza. 

Quizás algunos fans de James Bond tarden en tomar aprecio por el resultado final de “No Time To Die” y definitivamente no será la favorita inmediata entre la mayoría. Pero Fukunaga ha logrado entregar la despedida digna que todos esperaban para Daniel Craig en la que permanece como una de las franquicias de acción más importantes en la historia del cine.

Síguenos en

TAGS

Foto del periodista Ramon Flores

Ramon Flores

Periodista

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Lector aficionado y cinéfilo de tiempo completo. Me uní a la redacción de Tónica en Enero de 2020.

Ver más

Comentarios